Louis Vuitton Bolsos España Outlet Shop

¿Soy emprendedor?

guía básica para saber si uno entra en la definición de “Emprendedor 2.0

El BOE nos ha dado a conocer, hace relativamente poco, una Ley (“Ley 14/2013 de apoyo a emprendedores y a su internacionalización”) que ha dado mucho de qué hablar. Entre los muchos detalles que ésta regula, es de destacar a qué y a quiénes se refiere con eso de “emprendedor”.

¿Cómo sabemos si la ley nos afecta? ¿Qué requisitos se necesitan para entrar dentro del concepto emprendedor? ¿Es emprendedor alguien que simplemente arriesga su capital en un proyecto alocado? ¿Debo arriesgar mi dinero para ser emprendedor?

Llamamiento a la calma. Aquí os ofrecemos una guía básica para entender quiénes entran y quiénes no en el concepto de emprendedor de la Ley.

Punto 1: Actitud, ¿Tienes cultura emprendedora?

Según el legislador, es necesario un cambio de mentalidad (impulsado por una reforma educativa [¿será esta la reforma definitiva?, en fin…]) enfocada hacia una “cultura emprendedora”, lo que, según la ley, se refiere a adquirir herramientas y habilidades del mundo económico empresarial para aprender la actividad de “emprender”; una actividad que requiere de espíritu proactivo y pragmatismo en el hacer.

Punto 2: Empresarios, estáis dentro.

Se crea una nueva figura: “Emprendedor de Responsabilidad Limitada” gracias a la cual, personas físicas podrán evitar que la responsabilidad derivada de sus deudas empresariales afecte a su vivienda habitual bajo determinadas condiciones (condiciones que no son más que letra pequeña: ¡ojo, cuidao!) “La creación de esta figura va acompañada de las oportunas garantías para los acreedores y para la seguridad jurídica en el tráfico mercantil. En este sentido, la operatividad de la limitación de responsabilidad queda condicionada a la inscripción y publicidad a través del Registro Mercantil y el Registro de la Propiedad” – Ley 14/2013.

Punto 3: La hermana pobre de las SLs, también está dentro.

Si uno es emprendedor, se presume querrá una sociedad (bien anónima, bien limitada) en algún momento de su emprendedora vida. La presente ley, en su infinita misericordia, crea una nueva figura de sociedad, la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS). Sociedad que no requiere de capital mínimo y cuyo régimen será idéntico al de las SLs (excepto ciertas obligaciones específicas tendentes a garantizar una adecuada protección de terceros). Esta figura se inspira en las reformas adoptadas por otros países de nuestro entorno (Alemania, Bélgica) y su objetivo es abaratar el coste inicial de constituir una sociedad.

Punto 4: Un emprendedor conoce, usa y se constituye mediante nuevas tecnologías.

Y para ello la presente Ley 14/2013 crea ventanillas telemáticas. Si no te aclaras con el whatsapp y/o no sabes cuándo usar exactamente su emoticono de la flamenca, no eres un emprendedor.

Punto 5: Ir a juico quedó en los ’00.

Un emprendedor necesita no verse agobiado con pagos y pleitos; necesita poder equivocarse y volver a levantarse, no puede frustrarse. Para ello la Ley de la que hablamos flexibiliza los pagos de las deudas ampliándolos hasta un campo extrajudicial en el que mediará un negociador cualificado (registrador o notario) en lugar de un juez.

Punto 6: Un emprendedor ama la UE, por permitirle ésta vivir sin IVA hasta final de año.

Para paliar los problemas de liquidez y de acceso al crédito de las empresas, se crea (en el ámbito del IVA), un régimen especial del criterio de caja. La nueva regulación comunitaria permite a los Estados Miembros establecer un régimen optativo, que se conoce como criterio de caja doble, para los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones no supere los 2M de euros, régimen conforme al cual los sujetos pasivos del Impuesto pueden optar por un sistema que retrasa el devengo y la consiguiente declaración e ingreso del IVA repercutido en la mayoría de sus operaciones comerciales hasta el momento del cobro, total o parcial, a sus clientes, con la fecha límite del 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que las mismas se hayan efectuado.

Punto 7: Un emprendedor prefiere que la administración le moleste poco.

Si uno es emprendedor, verá con buenos ojos la simplificación de cargas administrativas que la Ley 14/2013 prevé para él; por ejemplo: se garantiza que los empresarios no deban contestar más de una encuesta para el Instituto Nacional de Estadística (INE) durante el primer año de actividad (si tienen menos de cincuenta trabajadores), así como que las PYMES podrán asumir directamente la prevención de riesgos laborales (en caso de empresarios con un único centro de trabajo y hasta veinticinco trabajadores)… Bueno, cosillas varias.

Punto 8: Las fronteras ya no gustan y las facilidades no pueden gustar más.

A un emprendedor le encantan las facilidades. El estado está dispuesto a  dar facilidades a aquellos que quieran ampliar su actividad más allá del territorio nacional. Ergo: a un emprendedor no le van las fronteras. Esta Ley, introduce un proceso transparente de definición conjunta entre el sector público y privado de una estrategia española de internacionalización, que se plasmará en el Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Española; así mismo, se sistematizan los organismos financieros de la acción del Gobierno en materia de internacionalización de la economía española y las empresas así como los instrumentos de apoyo financiero, lo que requiere el refuerzo de los instrumentos disponibles por los distintos actores del sector público en el ámbito de la internacionalización… En resumen: facilidades, facilidades everywhere.

Dicho esto, ¿Sois pues emprendedores?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>